Theia

Theia (también conocida como Tea) era la Titánide de la vista, una de las diosas que formaban parte de la poderosa raza de los Titanes, que precedieron y dieron luz a los dioses griegos del Olimpo. Sus padres eran Gaia y Urano, la Tierra y el cielo, y su nombre puede traducirse por “diosa”. Theia era la responsable de dotar al oro, la plata y las piedras preciosas su brillo y su valor intrínseco. 

Dado que representa la facultad de la vista posee también la capacidad de evaluar con claridad cualquier situación, y por consiguiente, de quitarnos de los ojos la venda que nos ciega a la realidad.
Tea se casó con su hermano Hiperión, que era así mismo un dios de la luz, y fue madre de Helios, el Sol y Selene, la Luna -a quienes se conoce como “las luces del cielo”- así como de Eos, la aurora. Tea tenía un santuario oracular en Tesalia al que la gente acudía a “ver la luz” oculta tras la oscuridad de sus problemas.

Quiénes somos

Julieta París

Directora Instituto Theia

Psicóloga por vocación y antropóloga por convicción, me considero acción.

He tenido la suerte de formarme en dos de las universidades más prestigiosas de nuestro país. En la histórica Universidad de Salamanca me licencié como psicóloga, y en la cultísima Universidad de Deusto obtuve mi licenciatura en Antropología Socio-Cultural, especializándome en Símbolos y Religiones.

Sandra Pagés

Responsable Área Infanto-Juvenil de Instituto Theia.

Coordinadora de Departamento de Psicología Perinatal

Desde muy joven siento debilidad por los niños. Me enamora su espontaneidad, sinceridad, sus ganas de descubrir el mundo sin miedo a nada, la rapidez con la que aprenden… He trabajado muchos años con ellos y lo único que me llevo son buenos recuerdos. Aprendizajes increíbles y una experiencia inolvidable.